close
Encuentran a mujer sin vida en Reynosa

Encuentran a mujer sin vida en Reynosa

mayo 22, 20191959Views

Causa conmoción la muerte de la señora Francisca, quien fue encontrada sin vida en el interior de su casa al parecer con huellas de golpe en su cuerpo además huellas de estrangulamiento en el cuello, desconociéndose hasta el momento quién o quiénes pudieron llevar acabó este hecho sangriento.

La fallecida contaba con 48 años de edad, tenía su domicilio en la calle Jesús Rodríguez, entre calle azucena y calle Josefa Ortiz de Domínguez de la colonia Fidel Velazquez al oriente de esta Ciudad fronteriza, cabe señalar que este feminicidio se suma a las 8 anteriores y es el noveno asesinato en lo que va del año.

El cuerpo de señora Francisca fue encontrado, por un familiar quien después de intentar comunicarse con ella en repetidas ocasiones no obteniendo respuesta, como se le hizo raro ya que siempre contestaba las llamadas, decidió acudir a su domicilio y tras ingresar se dio cuenta de que su familiar se encontraba muerta.

Según el cuerpo estaba en la recámara de la casa recostado sobre la cama boca arriba, según autoridades presentaba golpes en distintas partes del cuerpo, principalmente en la cara y con visibles huellas de estrangulamiento en el cuello, que posiblemente esto fue lo que ocasionó la muerte.

 

En este caso todo apunta a que su pareja sentimental pudo ser quien cometiera este lamentable homicidio ya que hasta el momento no se ha podido localizar en su domicilio ni lugares donde habitualmente se le veía, además por la tarde según fue a cobrar un dinero con la ahora fallecida.

El lugar fue resguardado por elementos estatales, quienes acordonaron el área, posteriormente arribaron elementos de la Policía Investigadora, además de personal de Servicios Periciales, quienes tras realizar su trabajo de campo encapsulación de y evidencias y realizar las diligencias correspondientes, para integrar la carpeta de investigación, se procedió a el traslado del cuerpo al Semefo para su necropsia de ley.

Por: Noé Gea