close
Crecer en Hong Kong, la jungla de cemento

Crecer en Hong Kong, la jungla de cemento

febrero 9, 20191931Views

[ad_1]

Hong Kong es una de las ciudades más modernas y cosmopolitas del mundo. A menudo es referida como “la jungla de cemento”, ya que esta maravillosa ciudad está literalmente enclavada entre frondosas e imponentes montañas, antiguos edificios tradicionales y modernos rascacielos.

Con 7.505.627 habitantes, Hong Kong es uno de los lugares más densamente poblados del planeta. Sin embargo, solo un 25% de la superficie está habitada, ya que tiene una gran reserva natural, de bosques, playas y selva.

Celebración de la llegada del Año Nuevo en Hong Kong.
Celebración de la llegada del Año Nuevo en Hong Kong.
(Billy H.c. Kwok / Getty)












Hong Kong es un lugar con mucho que ofrecer a todo tipo de personas; los niños y estudiantes no son ninguna excepción. Es una ciudad donde el este se mezcla con el oeste, dado a su inmensa internacionalidad; crecer y formarse aquí da la oportunidad de conocer y convivir con personas de alrededor de todo el mundo; asimismo aprendiendo diferentes culturas.


Diversidad

Punto de encuentro de culturas



Una de las grandes ventajas es que los niños están expuestos a culturas diferentes y, como consecuencia, crecen con una mente increíblemente abierta, aprendiendo de otras personas – algo muy importante de cara al futuro.



El mito de que las escuelas asiáticas son increíblemente estrictas y competitivas es completamente real, pero a diferencia de cómo algunos lo consideran un hecho negativo, los niños salen de estas escuelas muy bien preparados.

Una mujer subiendo a un taxi en una calle de Hong Kong.
Una mujer subiendo a un taxi en una calle de Hong Kong.
(Anthony Wallace / AFP)



El ambiente competitivo forma a estudiantes con ganas de comerse el mundo entero lo cual les lleva a entrar en las mejores universidades, que no son muy diferentes de las escuelas.










Competitividad

Ganas de comerse el mundo



Sin duda alguna, se respira un ambiente muy competitivo; sin embargo en vez de ser un factor de estrés, la competitividad pasa a ser un gran factor de motivación, ya que es un constante recordatorio de que vales lo suficiente, tanto académicamente como persona para estar estudiando en un sitio tan prestigioso.



Independientemente del obvio nivel de competitividad en la educación en Hong Kong; el estereotipo de que las escuelas y universidades solo valoran las buenas notas es completamente falso; estos tipos de instituciones buscan a personas polifacéticas y con conocimiento de cuáles son sus fortalezas, de este modo la escuela o universidad podrá guiarlas para que se conviertan en la mejor versión de sí mismos desarrollando plenamente esas fortalezas.

Hong Kong es una de las ciudades más densamente pobladas del mundo.
Hong Kong es una de las ciudades más densamente pobladas del mundo.
(estherpoon / Getty Images/iStockphoto)



Por eso mismo, las actividades extracurriculares son altamente recomendadas en estas instituciones, de esta manera los estudiantes pueden explorar sus diferentes habilidades y fortalezas, ya que no todos valemos para lo mismo.










Seguridad

Vivir sin miedo



Una de las grandes ventajas de crecer en esta ciudad, es su seguridad. Hong Kong es considerada una de las ciudades más seguras del mundo. Crecer en semejante lugar te aporta un gran sentido de la independencia ya que vives con una seguridad constante y la garantía de que la posibilidad de que te pueda ocurrir algo es mínima; así que desde una temprana edad, los niños aprenden a usar el transporte público por su cuenta, adquiriendo un sentido de la exploración, curiosidad y, como previamente ha sido mencionado, independencia.



Además de ser una ciudad que aporta un gran confort a la seguridad personal, Hong Kong está muy bien comunicada. El metro llega prácticamente a todos sitios y a donde no, siempre hay autobuses o ferris.

La escalera de Queen's Road Central, el sistema de escaleras mecánicas cubierto al aire libre más largo del mundo, en Hong Kong.
La escalera de Queen’s Road Central, el sistema de escaleras mecánicas cubierto al aire libre más largo del mundo, en Hong Kong.
(bennymarty / Getty Images)



Cuando el ritmo de la ciudad pueda parecer asfixiante; en media hora, puedes llegar a playas paradisíacas o senderos que te dejarán sin aliento.









La naturaleza que rodea a la ciudad, crea una cultura en torno al deporte. Los niños crecen siendo activos, acostumbrados a largas caminatas, sábados de rugby y domingos de fútbol en la playa.

Hong Kong es una ciudad que me ha ayudado a encaminarme hacia el futuro con el que siempre he soñado.

Desde los edificios que rozan el cielo en plena ciudad hasta los monos que te encuentras yendo de excursión, Hong Kong es una ciudad que nunca deja de sorprenderme; de este modo, no importa lo que sea que esté haciendo, siempre hay algo nuevo que aprender sobre esta hermosa ciudad y sus alrededores.









[ad_2]

Agencias