close

Se acabó el romance

abril 11, 20192845Views
salmón con traje
Por El Salmón.

 

En días pasados, el medio de comunicación donde labora este humilde servidor, fue víctima de la censura y el ataque autoritario por parte de quien, hoy llamaremos “La señora de acero”, a la cual le basta con dar un par de indicaciones cual “capo siciliano” a quienes están a su lado, para que se ejecuten sus ordenes. Desplegados por parte de los medios de comunicación “que si pudieron ser parte de ese día histórico” alardeando de brindar una cobertura “24/7” a “La señora de acero” y al movimiento que encabeza y desacreditando la labor “imparcial” y “veraz” de los medios a los que se les negó el acceso, entre ellos mi casa editorial, los cuales fueron tachados de no cumplir con los requerimientos de “la señora de acero”, lo cual inmediatamente los convierte en “medios amarillistas”.

 

Al pasar de los días, el romance entre “Los medios elegidos” y “La señora de acero”, tomaba fuerza y parecía que esta alianza era indestructible… hasta ayer. ¿Pero que paso amiguitos?, todo era miel sobre hojuelas, “likes”, “vistas” y “comentarios” positivos de amor ¿Llegaron a su fin? Esta relación fue presa de una cara de la moneda que no conocíamos, o el acuerdo de los pares se vio “disparejo”, ahora si “las garantías de los comunicadores se vieron en peligro”, la semana pasada no, pero ayer si.

 

Las redes sociales son una carretera en movimiento llena de cambios constantes, lo que ayer era un planeta hoy es un globo de gas y mañana quizás sea de nuevo un planeta, ayer “El piojo” lloraba las injusticias del “VAR”, hoy dice que no tiene rival en la liga, mañana quien sabe si siga de “soberbio” o de “lloron”, así es la carrera de la información y las redes sociales. Pero un cambio tan drástico en tu actuar periodístico y tu ética profesional no puede ser notable de un día para otro.

 

Ayer nos ofrecieron un rostro que todos conocíamos de “La señora de acero”, pero que por convenir a sus intereses nunca se dio a conocer, actuemos con solidaridad y clamemos por la unidad, SIEMPRE(con negritas y en altas), pero no solo “Cuando te rompan las pelotas a vos”, también cuando al compañero no se le permita ejercer su profesión como la constitución manda, y no clamemos por apoyo… uno que “no se te pidio” pero tampoco “diste”.

 

La historia de esta “Noble lucha” tomará un giro de 180 grados, acá se tendrá el mismo planteamiento de informar de manera veraz y oportuna la noticia, le invito a seguir esta columna, queda en su sano juicio la opinión que de ella emane, total yo soy un simple salmón.