close
Reprochan empresarios ceguera de la Federación

Reprochan empresarios ceguera de la Federación

febrero 18, 20191895Views
Norberto Calvario Razo
Norberto Calvario Razo

 

Cansados del asedio que vienen padeciendo desde principios del presente año por líderes sindicales gansteriles que no son de la ciudad y que llegaron a la plaza para romper con la inestabilidad laboral por intereses políticos mezquinos, aparentemente promovidos por la llamada 4ª Transformación, la Asociación de Maquiladoras de Matamoros envió una carta al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en la que exponen la crisis que están viviendo las empresas porque en Matamoros la Ley Federal del Trabajo fue sustituida por la Ley de la Extorsión y el Chantaje.

En la carta titulada “Declaratoria Matamoros Index 4 T”, en 10 puntos los empresarios exponen al presidente AMLO el asedio que viven desde que decidió incrementar en un 100 por ciento el salario mínimo en la frontera, sin medir las consecuencias y sus efectos, que aprovecharon falsos líderes foráneos que alentaron a los obreros hacer paros ilegales en las empresas para exigir el pago de un bono de 32 mil pesos y un incremento salarial del 20 por ciento, independientemente del ajusto al 100 por ciento que sufrió el mínimo.

En dicho documento, signado por Rosalinda Torres, presidenta de Index Matamoros, se expone: “El Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación y sus 21 Asociaciones index, ante la “INACCIÓN GUBERNAMENTAL”, deposita en los medios de comunicación y en la opinión pública, el posicionamiento respecto a la crisis en Matamoros”.

“Lograr una industria más exitosa, es el reto que nos une con TODAS las organizaciones sindicales en México y pedimos su inmediata intervención para que en el nuevo sindicalismo, los liderazgos de extorsión respondan legalmente ante la justicia y el pueblo de Matamoros”.

Como la carta es muy extensa vamos a reproducir solamente tres de los diez puntos, porque sintetizan los reclamos de los empresarios ante la crisis que viven.

“PRIMERO: Con responsabilidad sectorial, index hace el reto a las autoridades de intervenir de inmediato para el control de la crisis que vive Matamoros”.

“SEGUNDO: La apertura del conflicto maquilador es un tema obligado a plantearlo con propuestas y compromisos de inmediato. Con el involucramiento y la participación directa del Presidente de la República, podremos regresar la mejor condición para los negocios y la confianza total de los inversionistas”.

“La Industria Mexicana de Exportación sabe que la reconfiguración de México en la “4T” tiene consecuencias que se tienen que asumir, pero no con silencio gubernamental, ni permitiendo que nuevas formas de sindicalismo sorprendan al sector industrial con implementaciones contra reloj”.

“TERCERO: Anunciar un decreto de beneficios fiscales para la productividad dentro de los 25 kilómetros de franja fronteriza norte, nos parece adecuado para seguir creciendo con una compensación social, para mantener la ecuación de crecimiento exponencial de las manufacturas de exportación y los ingresos de quiénes vemos el sustento en esta industria”.

“Siempre hemos coincidido con el aumento de ingresos de los trabajadores contra resultados e incentivos a la productividad. Duplicar el salario mínimo a lo largo de la frontera norte de México en 2019, es un acierto al que sólo le faltó tiempo para prepararnos y evitar que por las grietas del tiempo, tomen ventaja personajes en el río revuelto de las nuevas formas de sindicalismo que se presentan”.

Hasta ahí los tres puntos. Sin duda la carta de los empresarios es un reclamo fuerte ante la actitud asumida por el Gobierno Federal frente al asedio que viven por un sindicalismo extorsionador donde solamente impera su Ley: La ley de la extorsión y el chantaje, producto de la ceguera y la sordera que padecen las autoridades de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de la Federación, que con su actitud dan la impresión que la nueva política laboral es provocar la inestabilidad y la persecución empresarial, como buscando retornar al pasado para que las relaciones obrero-patronales sean una lucha de clases.